sábado, 10 de septiembre de 2016

El libro de artista

El Proyecto Libros Solidarios ha venido desarrollando diversas actividades durante estos últimos años, ya sea en el área de capacitación como así en la editorial. 
En particular se ha profundizado el Proyecto Cómo hacemos nuestro libro y, en relación a éste, se propone una nueva modalidad para la construcción de libros tanto en su forma como en contenidos. 

Para tal fin ha incorporado al Libro de Artista o Libro Objeto para enriquecer al proyecto. Por lo tanto desde la Fundación PUPI se propone brindar capacitación sobre esta temática como una posibilidad más de la construcción de libros, desde su formato-contenido. Ya que este tipo de libros brinda la posibilidad de construirse con materiales diversos y hasta reciclados, lo que aportaría un valor agregado al proyecto en su conjunto.


El libro de artista


El libro aborda una escritura que ya no es propiamente o solamente literaria, es plástica. Nuevos soportes, formatos y materiales y un interés diferente por el libro, se comienza a utilizar este medio, tradicional vehículo de textos literarios o teóricos, para otro uso: el de la experimentación plástica, iniciándose así la era del libro de artista, como medio autónomo de expresión plástica, al margen de la tradición libresca o del arte convencional y por lo tanto la introducción de un nuevo género artístico.



Los libros de artista están, pues, a medio camino entre el libro común, soporte tradicional de la expresión literaria, y las obras plásticas convencionales (pintura, escultura, etc.). La aproximación a un lado o al otro de este espectro nos acercará a las distintas tipologías del libro de artista; unas veces cercanas a lo textual, a lo literario, y otras totalmente pictóricas, o escultóricas. Algunas obras son juegos visuales o táctiles y otros soportes para difusión de ideas y manifiestos.



El carácter totalmente interdisciplinario de este tipo de libro, ofrece, a los artistas, infinitas posibilidades combinatorias de técnicas plásticas, oficios artesanos, textos, etc., permitiendo una gran libertad creativa. Los artistas visuales toman del libro común, inicialmente, el formato y el soporte tradicional del texto impreso; más tarde el concepto se amplía a todos los soportes históricos de transmisión escrita y a todos los materiales posibles.



La secuenciación del paginado con la introducción del factor temporal en la obra y el juego participativo del lector / manipulador serán componentes tomados del libro común. Este factor tiempo es compartido también en otros géneros surgidos en la misma época: Happening, performance, videoarte...



En el libro de artista se añade, al mismo tiempo, el componente sensitivo: táctil, olfativo... de los materiales empleados y manipulados al hojear las páginas. Adopta, también, otras cualidades propias de los libros comunes: fácil manejo, portabilidad y en el caso de ediciones amplias o abiertas, la gran capacidad difusora que ha llevado históricamente al libro a ser la pieza fundamental en la difusión cultural.



Por otro lado el libro de artista también puede incorporar los procedimientos tecnológicos de la era digital, ya sea en su composición o edición, así como en la impresión de textos o tapas, imágenes, etc. y su posterior traslado a los materiales que se hayan elegido para su construcción. 


Nuevos Libros hechos por las escuelas del Distrito Lanús

En la muestra de la Educación Artística del Distrito Escolar Lanús, que se llevó a cabo en el Centro Comercial de Lanús el miércoles, ju...